Te enseñaremos la maravillosa cura escondida para curar las venas varicosas que están en casa, sin saberlo!!.

Es posible que haya leído muchos artículos sobre las varices y los métodos eficientes de la medicina popular para su tratamiento. Ahora, vamos a introducir otra receta efectiva para el tratamiento de esta dolencia.

Las varices son una enfermedad del sistema venoso superficial. Con síntomas y complicaciones comunes ésta es la enfermedad más común de los vasos sanguíneos de las piernas.

La mayoría de la gente está familiarizada con las propiedades benéficas de los tomates, pero no todo el mundo está familiarizado con el hecho de que usted puede curar las varices con la ayuda de los tomates.

Hoy en día existen dos maneras de curar las varices usando tomates verdes y rojos maduros. Y a continuación, le mencionaremos los dos métodos.

El tratamiento de las varices con tomates verdes

El tomate verde es un sencillo remedio casero que se puede utilizar para combatir las varices. Para eso es necesario lavar unos tomates verdes y cortarlos en rodajas. Colocar las rebanadas de tomates verde en los nodos de las varices y de la red capilar de la vena.

Si es necesario, ate un vendaje. Mantenga los tomates en estas ubicaciones hasta que sienta una sensación de hormigueo en la piel. Si no puede soportar esa sensación, quítelo tan pronto como sienta una sensación de ardor y lave las venas con agua fría. Si este procedimiento va bien, el resultado será visible en muy poco tiempo. Este procedimiento se debe repetir cinco veces al día, preferiblemente.

Después de dos semanas de implementación de este procedimiento, los ganglios venosos comenzarán a desvanecerse. La red capilar, los nodos, la hinchazón y el dolor en las venas eventualmente desaparecerán.

El tratamiento de varices con tomates rojos maduros

Aparte de los tomates verdes, el tomate rojo madurado también puede ayudar en la desaparición de las varices.

El procedimiento es similar al anterior. Los tomates maduros deben ser lavados, cortados en rodajas finas y colocados en las venas dolorosas durante 3-4 horas y consolidados con algún vendaje. Después de algún tiempo reemplazar el tomate por uno nuevo. Este procedimiento es preferible que se realice por la noche.

La aplicación de los tratamientos son individuales. Usted puede realizar este tratamiento durante todo el verano y en combinación con el de los tomates verdes.

Realmente esperamos que hayan disfrutado este artículo y no olvides compartir con tus familiares y amigos. Gracias.

(Visited 300 times, 1 visits today)