El cuerpo te envía ocho señales cuando estas a punto de sufrir un ACV ¡Míralos todos y mantente alerta!

Compartir 7

En la actualidad, los avances científicos nos han permitido lidiar contra una amplia variedad de enfermedades e inconvenientes de salud, que muchas veces ponen en peligro nuestra vida. El problema es que aún siguen afectando a gran parte de la población mundial y la poca información dificulta tratarse adecuadamente.

En esta ocasión te queremos hablar acerca de los grandes peligros que producen los infartos o derrames cerebrales, también llamados accidentes cerebrovasculares (ACV). Seguramente has oído hablar de ellos pero no tienes mucha idea de qué se trata o qué es lo que llegan a provocar en el organismo.

Esta enfermedad se origina cuando por algún motivo  se interrumpe el suministro de sangre que fluye al cerebro, de modo que no recibe el oxígeno ni los nutrientes necesarios para subsistir, mata lentamente la capacidad cerebral. Afecta el habla, movimiento, percepción y otras funciones, incluso la actividad cognitiva.

Se debe tratar a tiempo antes de empeorar la condición, pocos saben que es una enfermedad más común de lo que se quisiera. Si bien los avances científicos han ayudado en su tratamiento, realizar un diagnóstico temprano es necesario para preservar tu salud. Conoce algunas de las señales que siempre debes mantener presente.

[expander_maker id=”1″ more=”Read more” less=”Read less”]

Estas son las señales que envía el cuerpo para avisar sobre un ACV.

Las células neuronales dependen de la sangre que fluye en el cerebro, y en caso de no recibir suficiente empiezan a morir. Este tipo de inconvenientes es repentino pero sus síntomas son casi instantáneos, siendo los más relevantes estos 8:

Aumento de la presión arterial: muy común durante el infarto cerebral por la mala circulación sanguínea.

Intensos dolores de cabeza: puede presentarse algunas horas luego del ACV pero es imposible ignorar este tipo de dolor molesto y agudo.

Cuello rígido: la persona no es capaz de mover el cuello hacia los lados o de arriba abajo.

Pérdida de fuerza: el debilitamiento en las extremidades inferiores es casi siempre uno de los primeros síntomas.

Daño en la vista: hay una pérdida total o parcial de la visión cuando se ve afectada la parte neuronal que controla este sentido.

Parálisis parcial: ocurre del lado opuesto a la parte dañada del cerebro. Afecta la cara o parte del cuerpo.

Dolor agudo en los hombros: para todos los que sufren de ACV, este tipo de dolores se denomina síndrome regional complejo.

Fatiga extrema: junto a la incapacidad del cerebro para realizar sus funciones y la falta de oxigenación, cansa el cuerpo en general.

En caso de sentir uno o varios de estos síntomas, recurre a tu médico de confianza sin demora.

[/expander_maker]