Método natural para eliminar el mal aliento ¡Fácil y económico!

Compartir 35

Nuestro cuerpo en ocasiones necesita de ciertos cuidados y tratamientos adicionales para poder lucir y estar mucho mejor. Un clásico de eso es la razón por la que nos bañamos o nos lavamos los dientes, de no realizar esas sencillas acciones entonces acumulamos demasiadas bacterias bien sea en nuestra piel o nuestros dientes y resulta perjudicial.

Los dientes tienen una gran importancia en nuestra vida cotidiana, sin embargo todos los toman en cuenta debidamente. Cuando no manteneos una buena higiene, proliferan las bacterias acumuladas en la boca por la saliva y los alimentos, ocasionando el molesto mal aliento que también se le conoce por halitosis.

Si eres de las personas que consideran al mal aliento como un malestar inofensivo, vale la pena saber que esta enfermedad puede derivar en una mala digestión, deshidratación, úlceras, intolerancia a la lactosa, e incluso problemas clínicos o estéticos. Esta condición puede sr perjudicial para tu vida y relaciones cotidianas.

A veces ni si quiera es suficiente el simple hecho de lavar tus dientes, y requieres de alguna ayuda especialista. Probablemente las visitas al dentista sean muy costosas para ti, quizás sencillamente no te agrade el dentista pero de cualquier manera hay algunos remedios mucho más económicos, seguros y efectivos.

Mantén una dentadura limpia y un aliento agradable con ayuda de un remedio natural casero.

Hay diversas causas que influyen en la halitosis, conocer estos factores de riesgo te pueden ayudar a prevenirlos:

  • La resequedad bucal.
  • Sabor agrio en la boca.
  • Nódulos blancos alrededor de las amígdalas.
  • Formación de capa blancuzca o amarillenta sobre la lengua.
  • Fuerte drenaje de mucosidad en el conducto nasal.

No permitas que ese mal aliento arruine tu presencia y mejóralo con remedio para el que necesitas:

  • Jugo de 2 limones.
  • Una taza de agua tibia.
  • Media cucharada de canela en polvo.
  • Una cucharadita de miel pura de abeja.
  • Cucharadita de bicarbonato de sodio.

Comienza colocando en un recipiente el jugo de limón, la miel, el bicarbonato de sodio junto con la canela; asegúrate de remover bien y agrega la taza de agua tibia, luego vierte todo en una botella con tapa y agita hasta que se forme una mezcla homogénea la cual vas a utilizar de enjuague bucal.

Toma 2 cucharadas y realiza gárgaras profundas durante algunos minutos, repite todos los días y sorpréndete con los increíbles resultados. No te quedes sin compartir esta solución con tus amigos para que prueben los resultados por su cuenta.