Mis piernas estaban llenas de varices y un doctor me dijo que usará el tomate de esta forma para borrarlas.

Esta receta rusa es la cura más fácil y eficaz contra las varices. Los resultados son visibles inmediatamente. Usted necesitará solamente un ingrediente para su preparación, y ése es el tomate.

Tal vez usted ha leído mucho sobre los métodos de la medicina popular para el tratamiento de las varices. Ahora, le presentaremos una receta efectiva para el tratamiento de esta afección.

La mayoría de las personas conoce las propiedades benéficas de los tomates, pero no todos están familiarizados con el hecho de que los tomates pueden curar las varices.

Existen dos métodos en la actualidad para tratar y curar las varices usando tomates rojos maduros y verdes. Que a continuación, le presentamos.

Tratamiento de varices con tomates verdes

El tomate verde es un remedio simple que se puede utilizar contra las varices. Es importante lavar algunos tomates verdes y luego cortarlos en rebanadas. Poner las rodajas de tomate verde en las varices y también en la red de la vena capilar. Si es necesario, atar un vendaje. Mantenga los tomates en estos lugares hasta que sienta una sensación de hormigueo en la piel. Si usted puede soportar esa sensación, quítelo cuando sienta una sensación de ardor y lávese las venas con agua fría. Si este método va bien, puedes ver el resultado en muy poco tiempo.

Después de 2 semanas de la aplicación de los tomates, los ganglios venosos comenzarán a desvanecerse. La red capilar, el dolor y la hinchazón en las venas desaparecerán.

Tratamiento de varices con tomates rojos

El tomate rojo maduro también puede ayudar en la desaparición de las varices. Este método es similar al anterior. Lavar los tomates rojos maduros, cortarlos en rodajas finas y luego colocarlos en las venas dolorosas de 3 a 4 horas y consolidarlos con vendajes. Después de unos minutos, reemplace el tomate por uno nuevo. Este método es preferible que se haga por la noche.

La duración del tratamiento es individual. Usted puede aplicar este tratamiento durante el verano y en una combinación con tomates verdes.

El tomate tiene propiedades curativas porque en ellos, junto con las semillas, hay una sustancia que tiene propiedades similares a la aspirina. Este ácido es un anticoagulante que diluye la sangre y no le da estancamiento. Además, el tomate tiene flavonoides que fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos.

Realmente esperamos que hayan disfrutado este artículo y no olvides compartir con tus familiares y amigos. Gracias.