Nueve situaciones en las cuales está estrictamente prohibido tomar agua

Nuestro cuerpo está regido por diversas funciones que debemos mantener siempre en cuenta, ya que cada una de estas nos permite preservar la salud adecuada y mejora considerablemente nuestra calidad de vida. Pasa que al alterar cualquiera de sus procesos naturales puede resultar en algún conflicto que nos lleva a padecer complicaciones de salud.

El agua es vital para la vida, sabemos que este líquido lo necesita el organismo para mantener la sangre fluyendo, depura toxinas y permite una adecuada salud celular; incluso una gran parte de nuestro cuerpo está compuesto por este vital líquido y sencillamente no podríamos vivir más de una semana sin agua.

A pesar de la inmensa necesidad que implica beber agua, hay ocasiones en las que puede resultar perjudicial y eso no todos lo saben; a pesar de que siempre se hace énfasis en que consumas agua con mayor regularidad, en esta ocasión te hablaremos sobre los casos en los que evitar tomar agua puede aportar grandes beneficios.

En estas 9 ocasiones debes ahorrarte algunos sorbos de agua para ayudar a tu salud.

  1. Justo antes de acostarte a dormir: hay 2 buenas razones por las que no vale la pena correr el riesgo. Primero, puede ocasionar trastorno de sueño al hacerte levantar para orinar, luego no podrás dormir por un rato, y lo segundo es que en la noche los riñones funcionan lentamente y no la procesan bien.
  2. En entrenamientos intensivos: consumir este líquido durante el deporte, puede deteriorar tu cuerpo al producir muchos electrolitos. Si consumes exceso de agua durante el deporte, terminas por sentir náuseas, mareos y dolores de cabeza. Consume agua sólo en el descanso.
  3. Si la orina es transparente: evita consumir agua en estos casos porque demuestra que el exceso de agua que consumiste no permitió depurar toxinas, sin embargo estás desechando niveles de sodio que tu cuerpo necesita.
  4. Con comidas picantes: cuando comes chile, el ardor es producido por un compuesto denominado capsaicina, el cual puede extenderse por el esófago y la garganta al consumir agua, emporando la situación.
  5. Luego de comer: intentar bajar la comida con el agua, puede terminar ocasionando indigestión.
  6. Agua de manguera: aunque la manguera cuente con algún sistema de filtro, jamás debes consumir agua de este medio debido a las sustancias que puede contener el tubo y que perjudican la salud.
  7. El agua con azúcar: cualquier edulcorante artificial en el agua, puede ser un aumento de calorías termina ocasionando mayor apetito de lo necesario.
  8. Agua de mar: el agua de la playa suele contener un gran número de microorganismos humanos, por la gente que en ella se bañan. De igual modo, las sales que contiene son perjudiciales para cualquier persona.
  9. Evita el exceso: nunca bebas más si ya tomaste de golpe mucha agua, puedes sobrecargar los riñones y dañar tu sistema endocrino. En el peor de los casos intoxicas la sangre y ocasionas enfermedades peligrosas.

Sigue estos consejos y cuida tu salud, el agua nos hace bien pero siempre con precaución.

(Visited 1.216 times, 1 visits today)