Seis nutrientes que necesitas después de los cuarenta

Luego de entrar a los 40 años, nuestro organismo comienza a presentar cierta dificultad para absorber nutrientes en comparación con la época de nuestra juventud. Eso provoca un importante déficit de densidad ósea y falta de calcio y vitamina D. Al no ingerir estos nutrientes, quedamos propensos a una serie de peligrosas enfermedades.

Sabemos que el cuerpo funciona con cierta composición bioquímica para agilizar sus funciones. Entre los compuestos que necesitan, están las vitaminas, sustancias inorgánicas que llegamos a ingerir en los alimentos, permitiendo fortalecer y desarrollar adecuadamente el cuerpo. Es indispensable para nuestra vida.

Pasa que la ingesta de nutrientes y vitaminas disminuye de manera alarmante a nuestros 40 años y eso nos lleva a padecer enfermedades o graves señales prematuras de envejecimiento. A nadie le gusta lucir más edad de la que realmente posee, por eso es importante conocer las vitaminas que no debemos descuidar con el paso de los años.

Conoce algunas de las vitaminas que no debes dejar de consumir a partir de los 40 para fortalecer tu salud.

  1. Vitamina B12: generalmente hallada en alimentos de origen animal, esencial para el funcionamiento cerebral y mejorar la circulación sanguínea, al tiempo que fortalece el sistema nervioso. Cuando no la consumes con la frecuencia necesaria, quedas propenso a padecer:
  • Debilidad
  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Anemia
  1. Calcio: un mineral muy importante de los productos derivados de la leche, el cual nos ayuda a mantener huesos fuertes, junto al magnesio. Ayuda a prevenir la contracción muscular y mejora la circulación sanguínea. La falta del mismo da paso a osteoporosis o raquitismo.
  2. Vitamina D: Esta se puede conseguir mediante la exposición al sol y ayuda a la absorción del calcio. Es importante llevar una rutina diaria al aire libre para no padecer deficiencia de este inconveniente.
  3. Potasio: un mineral esencial para funciones básicas a nivel muscular y nervioso, la falta de su consumo ocasiona principalmente los molestos dolores musculares, deshidratación, calambres, diarrea, estreñimiento y debilidad.
  4. Magnesio: otro mineral muy importante que regula considerablemente la presión arterial. Se halla principalmente en hojas, hierbas y verduras naturales orgánicas.
  5. Omega 3: si bien no es una vitamina ni un mineral, es muy importante incluirlo por su aporte a la salud general. Se obtiene del aceite de pescado y aceite de krill. También lo puedes consumir con ayuda de plantas como linaza, Chía, cáñamo, aceite de soya.

Si te resulta útil, comparte en tus redes sociales.

(Visited 895 times, 1 visits today)