Siete señales de que debes llevar tu bebé al doctor

La salud de un pequeño recién nacido, debe ser la máxima prioridad para cualquier padre debido a que su organismo diminuto aún no está en condiciones de protegerse por su propia cuenta. Estar atento a esas señales y mantenerte informado, te da tranquilidad suficiente para saber que el bebé puede crecer sano.

Sin embargo la falta de información puede ocasionar que muchas señales importantes terminen por pasar desapercibidas por nosotros. Por ese motivo, es fundamental aprender a reconocerlas a tiempo y no permitir que los malestares lleguen a evolucionar de una manera peligrosa. Cada síntoma nos informa sobre la condición del bebé.

Toma en cuenta que eso pasa para todo el mundo, atender una señal de que algo está mal en nuestro organismo se debe hacer en la etapa más temprana para prevenir enfermedades crónicas y problemas a largo plazo. Presta atención a ciertas cosas que pueden indicarte la necesidad de que el pequeño necesita ir al médico inmediatamente.

Conoce algunos síntomas que debes tener presente para que tu bebé crezca saludable.

  1. Aparición de lunares: las manchas extrañas en forma de lunar suelen ser una clara señal de alerta; también puede llegar a ocurrir que el lunar viejo crece de manera alarmante. Eso puede marcar un déficit o exceso de Vitaminas y proteínas.
  2. Caída de cabello: cuando esto pasa de manera excesiva puede estar avisándote de la carencia de vitaminas para el crecimiento. Ante la pérdida de pelo, debes observar la alimentación y cuidar que los valores nutricionales sean los recomendados por un pediatra.
  3. Cambio de conducta: junto a la disminución de actividad física, pérdida de apetito y problemas para dormir, son cosas importantes que ameritan una revisión para el bebé.
  4. Crecimiento de la cabeza: si bien hay bebés con cabeza grandes, cuando es desmesurado el crecimiento puede ser debido a las fontanelas que deben cerrarse mientras crece. Debes tener especial atención si cambia la forma de su cabeza.
  5. Pérdida auditiva: la falta de atención en un niño pequeño es una señal de que no oye bien. Al principio es una de las señales más complicadas de detectar debido a lo sutil que se muestra esa señal. Sólo lo ves si prestas la debida atención.
  6. Mucha sed: cuando su cuerpecito pide mucho líquido, puede ser que no está procesando adecuadamente el líquido y no depura de manera debida el exceso de toxinas. No es normal que pida demasiada agua o leche y debemos llevarlo a revisión por el pediatra.
  7. Ronquidos: los ronquidos suaves no tienen mayor relevancia, pero cuando es muy fuerte el sonido que emiten, puede ser debido a una afección del sistema respiratorio. Como el cuerpecito del pequeño está en desarrollo, estos malestares se deben tratar en su etapa temprana.

Trata de no ignorar ninguna de esas señales, recuerda que pueden significar la importante diferencia entre la vida y la muerte. Comparte esta información en tus redes sociales para ayudar a otras personas a cuidar debidamente a sus hijos.

(Visited 88 times, 1 visits today)